El complejo lanzaroteño Sands Beach Resort sufre los estragos del caso Kokorev

El complejo lanzaroteño Sands Beach Resort sufre los estragos del caso Kokorev

Actualidad
El futuro del complejo hotelero lanzaroteño Sands Beach Resort depende de la evolución de la causa abierta contra la familia Kokorev. El empresario Juan Carlos Albuixech afirma que la investigación abierta desde hace casi una década contra los supuestos testaferros de Teodoro Obiang en España, con los que niega cualquier vínculo, le impide afrontar la deuda heredada al imposibilitarle solicitar créditos bancarios o disponer de los bienes. Según asegura, la viabilidad del Sands Beach Resort y de las 132 familias que trabajaban están condiciona por la medidas cautelares que penden sobre la empresa y pide celeridad a la justicia.

“Confío en la justicia española, pero me cuesta creer a la situación a la que se está llegando. Me puse al frente de este complejo hotelero enfocado al turismo deportivo cuando, hace siete años, estaba casi en quiebra técnica. Contactaron conmigo como profesional de la hostelería, estudié el proyecto, desarrollé un plan de viabilidad, y estamos donde estamos”. El que habla es Juan Carlos Albuixech, CEO de Sands Beach Resort, un modelo de negocio pionero y puntero en Lanzarote, en Canarias, en España, en Europa… y más allá. Los deportistas de élite que se entregan principalmente al triatlón están compitiendo hoy en Oceanía, en Estados Unidos, en medio mundo. La empresa ha pasado de dar trabajo a 92 empleados a hacerlo a 132 familias, según informa MadridCode.

Basta un paseo por las redes sociales para colegir visualmente, fotograma a fotograma, vídeo a vídeo, no sólo la pujanza del negocio sino la vitalidad con la que viven su experiencia atletas de primer nivel: “empezamos el fin de semana con unos largos en nuestra piscina climatizada (…) ¡buena suerte a la dos veces campeona duatlón Emma Pallant! (…) ¡terrible ejemplo de superación el de Andy Lewis, campeón europeo y mundial paralímpico (…) presentación de libro de Iván Raña, ‘ironman’ y triatleta, ¡no dudes en comprarlo! (…) ¡felicidades a la campeona triatleta Andrea López!”.

“Hemos crecido y vamos a seguir haciéndolo. Ésa es nuestra tendencia y nuestra voluntad. Lanzarote es mi casa. Llevo 14 años en la isla. He visto como un equipo con miedo, con inseguridad y con dudas ahora lo está dando todo, y está muy orgulloso de la marca que entre todos hemos creado, trabajando hombro con hombro, con mucha ilusión”, comenta con cierta emoción Albuixech. Entonces, ¿cuál es el problema?

El empresario lo desarrolla. “Compré la sociedad heredando conscientemente problemas anteriores, como en tantas ocasiones ocurre. El principal era una deuda con Hacienda: la reconocí, asumí la totalidad, no negocié ni pedí quita. Hemos ido pagándola, pero Hacienda ha acelerado el paso y quiere que la liquidemos a mayor ritmo. Tenemos una cuenta atrás y podemos ahogarnos, y se puede ir al garete una empresa que funciona, y que funciona muy bien”.

SBR no debe un euro en impuestos, ni en seguros sociales, ni en nóminas. La losa es la deuda heredada. Y algo más: la imposibilidad de recibir ayuda a los bancos. ¿Por qué? La sociedad se halla desde que fuese reflotada inmersa en una investigación, la emprendida desde hace casi una década en Canarias contra los supuestos testaferros de Teodoro Obiang en España, la familia Kokorev. Y es esto lo que provoca que no pueda disponer de sus bienes, salvo que lo decida la jueza del Instrucción nº 5 de Las Palmas, Ana Isabel de Vega.

El máximo responsable del complejo es tajante: “¿cómo es posible que con medidas cautelares se llegue a destrozar una empresa que funciona? No pido ni siquiera que los tribunales liberen la totalidad de los bienes, sino una parte. Estamos sufriendo porque necesitamos ese dinero. Sólo pido que la jueza levante la mano porque estamos en la cuenta atrás para que se liquide un negocio rentable”.

Juan Carlos Albuixech he tenido que leer en prensa hace unos años que el dueño de SBR era la propia familia Kokorev, o incluso la familia Obiang. Pero, ¿se trata en realidad de una empresa de ocultación de fondos de Guinea Ecuatorial? Aparece entre la mueca y la media sonrisa: “No conozco al señor Kokorev ni a su esposa, ¡cómo voy a conocer a Obiang!”.

Hace ya meses que se presentaron en el complejo miembros de las fuerzas de seguridad del Estado buscando transferencias que acreditaran pagos del régimen de Malabo. “Estuvieron un día entero aquí, vieron que no había nada de nada porque esta empresa se nutre de sus propios ingresos y beneficios. Así ha sido y así es. Los agentes tuvieron acceso a la contabilidad de la A a la Z. Y meses después, aún la sombra de la sospecha puede acabar con el empleo de más de un centenar de familias”.

Esa referencia a quienes han situado como referente mundial a SBR se percibe en cada declaración. “Pido celeridad. Estoy deseando sentarme delante de la titular de ese juzgado de Las Palmas para poder ayudar, para colaborar. Entendemos que haya una investigación en marcha. No tenemos nada que ocultar. Pero estamos sufriendo mucho”.

El CEO de este innovador y exitoso espacio es transparente y vitalista: “hemos escuchado tanto y hemos sufrido tanto que no hemos tenido tiempo sino de trabajar hombro con hombro para mantener y para proteger lo que hemos creado. Ahí están nuestras energías”.

¡Verás Canarias!
Datos de contacto
C/ Manuel de Ossuna, 9 - Edificio Alicante,
Local 3, Código Postal 38202,
San Cristóbal de La Laguna. Santa Cruz de Tenerife

C/ Murga, 9 /1-A
35003, Las Palmas de Gran Canaria